martes, 17 de marzo de 2015

Autosanación por Janosh

Todos nacemos con la capacidad de auto sanación. No sólo se aplica al dolor físico, sino también al dolor emocional, ya que es un síntoma normal y lo puedes sanar. Cuando te das cuenta y ves cómo funciona esto, puedes re-colocar mejor las  emociones inesperadas. Se trata de no intentar conectarlas a cualquier cosa, sino de que entiendas por qué salen a la superficie. Se lleva a cabo una sanación a nivel celular profundo y las emociones se convierten en los signos externos de este proceso. Nuestro defecto es que a menudo culpamos a otros de nuestra lucha interna contra el dolor. Es importante que no te resistas al proceso de esta sanación energética, sino que les des el tiempo necesario al igual que lo harías con una lesión física. No vayas en busca de respuestas, no reacciones y no culpes a nadie de tus sentimientos, porque las heridas que son muy profundas tienen una larga historia. La frecuencia (imagen) de Auto Sanación te ayuda a sosegar el dolor emocional que has recibido en el pasado, facilitando que sanes más rápido.


                                                    Self healing, hologram by Janosh

Janosh expresa y comparte la energía de los Arcturianos de diferentes formas


Sobre Janosh

En 2003, cuando Janosh decidió meditar durante la Alineación Planetaria, sucedió algo inesperado. Según los cálculos astrológicos se predijo la llegada de una poderosa energía, pero Janosh recibió más de lo que esperaba. Luego de repente algunas formas tridimensionales aparecieron frente a él, transparentes, y con los colores más maravillosos. En ese momento Janosh trabajaba como diseñador gráfico en publicidad y usó sus habilidades para recrear estas figuras en el ordenador. Y así sucedieron sus primeras creaciones, que él les llama hologramas, y las compartió a través de internet.

En poco tiempo empezó a recibir las primeras reacciones de las personas que las veían. Para su asombro Janosh descubrió que sus hologramas coincidían exactamente con los recién descubiertos círculos de las cosechas de los cuales no tenía ningún conocimiento. Además de esto, recibió información sobre el significado de estas figuras, algo que no había obtenido antes. Poco después, el mensajero se dio a conocer a Janosh. Era la voz de un ser, presentándose como SAIE, un ser multi-dimensional de una dimensión diferente de la nuestra. Los hologramas son llamados 'códigos', porque cada uno tiene su propio significado, con una frecuencia vibratoria única para activar las fortalezas ocultas en nosotros mismos.

Durante la conversación con SAIE, Janosh aprendido que la humanidad está en el camino hacia una conciencia superior. Nuestra evolución en la Tierra se está acelerando y el continuo espacio-tiempo está llegando a su fin. Durante este Gran Cambio, estamos siendo acompañados por un grupo de almas altamente desarrolladas, que se llaman a sí mismos los Arcturianos. Dentro de este círculo, SAIE es uno de los creadores de los círculos. Él explica que los círculos de las cosechas son parte de una comunicación visual para despertar a la humanidad. Estos códigos geométricos nos permiten entrar en contacto con otros mundos y por lo tanto el aumento de la frecuencia de nuestra conciencia.


Ahora, Janosh se ha convertido en un inspirador para muchas personas en todo el mundo. Sus traducciones de los códigos afortunadamente se reciben y comparten en todo el mundo. Janosh ofrece la última experiencia con sus activaciones, viajando por el mundo. Algunos de las intervenciones más destacadas fueron sus presentaciones en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, en 2006 y 2007. Fue el primer holandés que realizó una presentación para el personal de las Naciones Unidas, personalmente. Janosh ha estado de gira en Estados Unidos, Canadá, España, Suiza, Polonia, Rusia y Australia. Es su misión de ayudar a las personas tanto como sea posible para llegar a un nivel superior de conciencia, lo que nos permite hacer cosas que parecen imposibles y descubrir quiénes somos en realidad.

Texto y arte: www.janosh.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario