jueves, 28 de marzo de 2013

Chakra de la Raíz 2/2

Las raíces

Así, si tenéis miedo a establecer raíces con la Tierra y con la fisicalidad, por razones que son siempre válidas, tanto las unas como las otras, intentaréis atar vuestro edificio para no echaros a volar. ¿No es así?

Por eso, crearéis esas ataduras echando raíces en el otro. ¡Entendedlo bien! No en la Tierra, sino en el otro. Esas raíces se vuelven zarpas, tentáculos, grandes amarres que os ligan al otro: es lo que nosotros llamamos «echar raíces en el otro». Algunos de vosotros echáis raíz en la energía de plata. ¿Qué hay de más volátil que la plata, no es cierto? Otros de vosotros echáis raíces en una casa, un lugar fijo; utilizáis el lugar físico como una búsqueda de identidad, de seguridad, pues vuestras raíces de la base no están unidas a la Tierra. Os arriesgáis así a ataros a vuestros muebles, a vuestro coche o a vuestra casa como si fuera vuestro único bien en el planeta Tierra. Pensáis que exageramos. ¿No es verdad? ¡En absoluto!



También podéis echar raíces en vuestro hijo o en vuestros hijos. Pues si estáis desenraizados, automáticamente, por un reflejo muy terrestre y condicionado, querréis ir a ataros. Pen­sáis así asegurar la carencia, la no-solidez de vuestra propia base. Sin embargo, existe un ligero peligro al tomar raíz en seres queridos, pues esos seres sobre los que os enraizáis pueden, del día a la noche, dejaros.

¿Qué pasará entonces? Podréis elegir entre volver a echar raíces sobre alguna otra persona o querer moriros, querer dejar el planeta y, ciertamente, desarrollar una rabia, una  ulcera, una revuelta contra Dios acusándolo de haberos  quitado vuestro apego.

Las raíces, los apegos, pueden también desarrollarse en otros chakras para compensar la falta  de enraizamiento de la base.

Se trata de  poder elevar, a través del chakra de la base, vuestras vibraciones y las vibraciones de la materia que os encontráis en la Tierra.

Si un maestro corta sus propias raíces en presencia de un grupo, ¿Qué es lo que el grupo proyectará sobre su maestro y viceversa? inseguridad, poder, seducción, miedos y, dudas.
Si el maestro está separado de sus raíces, ¿Cómo puede  absorber esa energía para hacerla circular? ¿Cómo puede ser un canal si su base está bloqueada? ¿Si el maestro juzga a la materia cómo puede dirigir a los humanos a espiritualizar la materia? Si el maestro no responde a sus necesidades vitales, ¿Cómo puede ayudar a los humanos a responder a sus necesidades? Si este mismo) maestro se apega a la materia y vive con la Unión de poseerla, creándose así un chakra tic la base rígido, ¿Cómo puede transmitir el desapego? Si el maestro no reconoce la importancia de la energía sexual o, al contrario, si ese maestro se apega a la energía sexual, ¿Cómo puede transmitir el Tantra? Si ese maestro ha dado su chakra de la base a su esposa o a su esposo, ¿Cómo puede guiar a los demás? Vuestro chakra de la base pertenece a vuestra Esencia. Sois su maestro. Vuestro cha­kra de la base es una joya. Utilizad su energía para nutriros, elevaros. Sabed que este chakra es sagrado.
Recordad que todos los chakras están interrelacionados. Entonces, el chakra de la base está unido al chakra adyacente del sexo y el plexo solar.

Un chakra de la base afectado por varios traumatismos (por ejemplo de caídas) ese agarrotamiento de músculos y tendones, afectará directamente al plexo solar, por tanto al músculo de la respiración (el diafragma) y las emociones no podrán fluir tan bien, con todas las posibles repercusiones psicológicas. Esta reacción en cadena  llegará hasta las vértebras cervicales y hasta la cabeza. Todo este recorrido está claro por las cadenas musculares, por el tejido facial que es como una lamina  de tejido fino resistente y forma y conforma a todo el cuerpo en una unidad.

Las memorias

Vuestro chakra de la base puede también transportar memorias de agresiones debido a las heridas recibidas y vividas anteriormente en vuestra base. Cuando vuestra alma ha escogi­do esta encarnación, ha escogido encontrar algunas memorias en cada uno de los chakras para así permitir esta alquimia  de los reencuentros  con algunas almas, con algunos acontecimientos, con algunas experiencias de vida. En vuestros chakras están alojadas las memorias de esta vida y de otras vidas  que influyen en la salud, en la armonía  de vuestros chakras. Por eso mismo, si contempláis la energía del chakra de vuestra base desde vuestro  nacimiento hasta ahora, descubriréis modelos repetitivos de acción, de expresión de necesidades fundamentales  no satisfechas, que faltan o que están distorsionadas. Incluso puede ser que no os podáis explicar por qué, en esta encarnación, habéis tenido hambre constantemente ni por qué, desde la más tierna infancia, rehusáis el alimento. Cultiváis una mala relación con la Tierra, con los humanos y con la vida y, así, creáis la enfermedad. Es urgente que os despertéis a esas memorias, que las sanéis y que restablezcáis vuestra base, pues no podéis volveros maestro de vuestra vida si no sois maestro de vuestra base. Ser maestro de vuestra base es reconocer y responder a vuestras necesidades fundamentales.



Así, en el planeta Tierra, en este momento, vagan muchas almas encarnadas completamente separadas de su base. Este corte o separación es consciente o inconsciente, no importa. Puede provenir de heridas de esta existencia o de otras. En­contraréis estos seres, pues serán llamados a vivir una vida llamada espiritual o una vía de sombra, es una vía ins­pirada por la destrucción. Es muy importante saber recono­cer estos individuos para ayudarles a encontrar la energía de su base, a habitar el chakra de la base y  a reconocer que la energía que le habita es, íntegramente, tan sagrada como la energía del corazón. Es la energía que nutre a todos los cha­kras. Es la energía vital de la base.

Las necesidades fundamentales

¿Cómo reconocer la energía del chakra de la base en voso­tros? ¡Esto es muy fácil! ¿Cuales  son vuestras necesidades fun­damentales?

En vuestro chakra de la base se encuentra el alimento ne­cesario para manteneros enraizados y para elevaros. Este re­ceptáculo toma su alimento de la tierra, del sol, de la comu­nicación con el entorno terrestre, las rocas, las piedras, la arena, el agua salada, los árboles, las flores, las plantas, los animales, lo cotidiano de vuestra vida, las tareas, la responsa­bilidad de vuestra encarnación y la respuesta a vuestras nece­sidades fundamentales. En este milenio, si os paseáis con an­tenas celestes muy desarrolladas mientras que vuestras antenas terrestres no lo están suficientemente, seréis arrollados por el movimiento del vórtice del inconsciente colectivo. No os sugerimos esto en absoluto. Os sugerimos que os mantengáis bien enraizados para prepararos a acoger los movimientos que vivirá vuestro planeta, para acoger los temblores de tierra, externos e internos. Si, en el chakra de la base, alojáis miedos al cambio, miedos a los traslados, miedos a los movimientos de transición, estos miedos serán estimulados por el cambio de milenio.




Cuando vuestra energía vital, que está en la base de vues­tro edificio, circula libremente y se nutre de la Tierra, sois entonces como un árbol de vida cuyas raíces extraerán su ali­mento de los planes terrestres y celestes. Así, reconocéis que tenéis sed cuando tenéis sed, y bebéis. Reconocéis que os gusta un vaso de vino (no tres botellas) y os tornáis el vaso de vino. Discernís que tenéis hambre y os alimentáis, sin compulsión, ¡sin privación!
Reconocéis lo que os conviene y lo que no os conviene sin alimentar los sistemas de creencias, simplemente, en la es­pontaneidad de la vida. Y reconocéis vuestras necesidades sexuales y escogéis vuestra pareja, con toda simplicidad, sin alimentar los sistemas de creencias que os apartan de la vida.


Vivís así la energía espiritual de la base en la conciencia y la fluidez del momento presente con el resto de todos vues­tros chakras. Reconocéis vuestra necesidad de tener un te­cho, una casa. Y si esta casa ya no os conviene, os trasladáis. En la fluidez (le la base, no hay ningún apego.


Utilizáis la energía del dinero para responder a vuestras necesidades, no para la distorsión, no para la manipulación ni para el poder. No acumuláis sin calidad de vida, sentándoos sobre vuestros tesoros y pensando que sois pobres... No dilapidáis tampoco esta energía del dinero que es una ener­gía en relación con la Tierra. No dilapidáis la energía (le la sexualidad. En la base, es posible que estas dos fuerzas se re­lacionen con frecuencia en respuesta a sus necesidades.


Las necesidades fundamentales provienen de la energía de la base. Cuando las raíces se han cortado, el humano ya no sabe cómo responder a sus propias necesidades vitales, ya no sabe cómo alimentarse cuando tiene hambre, ya no sabe be­ber cuando tiene sed, etc.
Otro asunto importante cuando tienes un chakra de la base desarraigado del suelo, es que ya no puedes descargar la energía sobrante del cuerpo y del aura, no tienes la toma de tierra y entonces se puede producir la proyección de espejo, en proyectar o ver en los demás lo que tú llevas dentro.


Una energía oscura en tu cuerpo áurico, una emoción reprimida de baja vibración que te chupa y absorbe la energía, si tu chakra base no fluye perfecto la energía no se deriva hacia la tierra y tus zonas del aura flojas son las que drenarán el exceso de energía produciéndose el efecto de la proyección, o sea alimentar esa emoción, por tanto tú la vives más fuerte, te crees que eso eres tú y el egregor ese se hace más fuerte.

La fuerza espiritual que pasa por las caderas, por las rodillas, por los tobillos, por los pies es llamada la fuerza sexual, la fuerza primera de vida, la fuerza primitiva en su pureza en su grandeza. La energía sexual proviene de la base. Es energía de amor, es energía espiritual.
Nuestra chakra de la base nos pertenece, somos el maestro de este chakra.

1er. Chakra: El Instinto de Supervivencia 


El primer Chakra se encuentra bajando por la columna vertebral, justo en la base del cóccix. Es la raíz del ser, la conexión más profunda de tu cuerpo con la tierra. Con este Chakra podemos asociar el instinto animal que todo ser humano lleva, el instinto de supervivencia. Es ahí donde se cubren las necesidades básicas, primarias. Representa nuestra condición material, y el sexo como reproducción y preservación de la especie únicamente.

Es en esta etapa en donde nosotros debemos atender a nuestra naturaleza animal y partiendo de ahí buscar nuestro equilibrio. ¿Te sientes a bien en el sitio dónde vives? ¿En el empleo que tienes? Si observamos a los animales, nos daremos cuenta que cada uno de ellos tiene un hábitat diferente y un estilo de vida diferente, y ello va acorde con su forma de ser, por lo tanto hay un buen nivel de desarrollo y evolución. Si nosotros no estamos en el sitio adecuado, y vamos en contra de lo que somos y deseamos, esta lucha constante hará que nuestra energía permanezca en estado de desequilibrio. Una buena manera de mantener el equilibrio de nuestro primer Chakra es teniendo contacto con la naturaleza, a veces basta con integrar a nuestra casa una planta o adoptar un árbol.

Desequilibrios en el Primer Chakra

La señal clave que nos indicará cuando nuestro Chakra esté en desequilibrio será la inseguridad. Si nosotros sentimos que no tenemos suficientes recursos para cubrir nuestras necesidades económicas, ropa, casa, comida... etc. entonces crearemos un sentimiento de inseguridad y actuaremos guiándonos por él. Al entrar en este juego estaremos creando más armas de inseguridad y de inestabilidad haciéndose una cadena interminable. Nuestros desequilibrios externos provienen de nuestro desequilibrio interno y no al revés, y es de adentro hacia fuera como se pueden cambiar las cosas.

El CHAKRA RAÍZ O BASE, en la base de la columna, gobierna la supervivencia, la protección y nuestro arraigamiento en el mundo. La gente fijada en este chakra a menudo está apegada a lo terrenal, inerte y materialista, los que tienen un funcionamiento débil del chakra raíz a menudo son inseguros, temerosos y se preocupan del pasado y de sí mismos, y no están bien arraigados. Popularmente se les llama “idos”. El daño del chakra raíz puede estar conectado con la adicción, igual que una infancia traumática. Muchos estudios han demostrado que varios grupos étnicos, por ejemplo los irlandeses-americanos o los ítalo-americanos, tienen una tasa más alta de alcoholismo en Estados Unidos que en sus propios países. La alta proporción de adicciones entre los latinoamericanos de Nueva York y otras ciudades tiene una relación similar con los traumas del chakra raíz. Otros traumas de este chakra que pueden predisponer a la gente a la adicción son la guerra, la pérdida temprana de un padre, tener un padre severamente abusivo o adicto, o vivir lejos del cuidado de los padres durante la infancia. Las personas adictas que hayan sufrido traumas de este tipo, pueden usar los ejercicios que se darán más adelante para reparar el chakra raíz.

En el primer chakra, Muladhara (Raíz) a los bloqueos pueden manifestarse como deficiencias o excesos, debido a que no están lo suficientemente desarrollados para darnos la solidez que requieren nuestras necesidades. Entre las deficiencias se encuentra el temor, como reacción ante los peligros que atentan contra la supervivencia. Falta de definición que proviene de la falta de solidez en este chakra.

Cuando sois capaces de responder a vuestras necesidades fundamentales, cuando la base está muy bien habitada, podéis habitar el chakra superior adyacente, el hara, y pasar a la acción. La base no es la acción. La base solidifica la acción.

Todos los maestros espirituales han tenido que asumir sus necesidades fundamentales. Guiados por otros maestros que eran sus guías espirituales, han tenido que encontrar total­mente la energía de vida y trascenderla a través de muchas prácticas, muchas experiencias, muchas exploraciones de conciencia. Esos seres están ahora realizados, pues no se han dejado distorsionar. Eso es muy simple. No confundáis lo que entendéis respecto a la práctica de los santos y de las santas, lo que las obras nos revelan. Intentad leer a través de las palabras. Intentad captar las pruebas que los santos y las santas o los maestros han tenido que vivir, que les han llevado directamente a asumir sus necesidades fundamentales, para que pudiesen, después, utilizar esta energía de la base en la elevación. Y en eso estáis, cada uno de vosotros.
En la experiencia mística, cuando vivís una subida de la energía llamada kundalini  que emana de la base y  que se eleva, utilizáis vuestra base. ¿La respetáis? ¿La reconocéis? A veces, algunos humanos están enfrentados a esta energía, pues no reconocen la importancia y lo sagrado del chakra de la base.

Ejercicios para mantener el equilibrio


1. Si quieres empezar de manera inmediata puedes practicar el ejercicio de “Visualización de la madre tierra”, con él te conectarás justamente a la energía de la tierra expandiéndola a través de tu cuerpo.


2. Otra opción son los deportes que van directamente al primer Chakra y son aquellos en los que se desempeñan con mucha competencia, riesgo y esfuerzo físico, por ejemplo, el boxeo, el fútbol, las carreras de autos, el paracaidismo, etc.

3. La postura del árbol que ya vimos anteriormente, también te puede ayudar a equilibrar, puedes practicar otras como alguna postura de un guerrero o en defensa para activar el poder de tu naturaleza animal.

4. Busca el contacto con la naturaleza y siéntete en conexión con ella, tomando conciencia que tus raíces provienen de la misma fuerza vital que ella posee.

5. Llénate de energía con el color rojo, visualiza su poder y vitalidad que corre a través tuyo. Puedes vestirte de rojo, y llevar contigo un granate o un rubí, ahí mismo puedes sintonizarte con ese color de mil maneras, esto te ayudará a equilibrarte con la pasión.

Es muy importante subrayar que el vivir con el patrón del miedo obstaculiza totalmente nuestra vida.
Tenemos que tenerlo "en espera" para que cuando sea necesario salga y nos defienda. Sin la presencia del miedo podemos liberar nuestra conciencia y podremos concentrarnos en cosas mucho más agradables.


Visualización de la Madre Tierra



Nuestra Madre Tierra representa el amor maternal, es ella quien vela por nosotros y nos acoge con gran amor. Tenemos que despertar nuestra conciencia y aceptar que los cuatro elementos de la Tierra están dentro de nosotros, y en la medida en que armonizamos nuestro interior, nos armonizamos con ella. El siguiente ejercicio nos ayudará a integrarnos con nuestra Madre Tierra, aprovechando su energía y todos sus dones:



Sentado, respira profundamente, relaja tus músculos, en especial los puntos donde existe tensión. Ahora fija tu atención en el suelo, siente su apoyo... visualiza como se conecta con la Tierra... Visualiza la energía que conecta la base de tu columna vertebral con el centro de la Tierra. Percibe la luz dorada que desde allí va subiendo y atraviesa toda tu columna hasta salir por la coronilla de la cabeza... Lleva ahora la atención a la cima de la cabeza, percibe que se abre y penetra una radiante luz blanca que viene de lo Alto... el alimento del Cosmos recorre todo el cuerpo... impregnándolo... llenándolo de esa luz que limpia y renueva toda tu energía... concentra tu atención en esta luz y ve como sale por los dedos de tus manos... las plantas de tus pies... y la base de tu columna vertebral... observa cómo se lleva todos tus males, trasladándolos al centro de la Tierra... al llegar ahí son transformados en una nueva luz dorada que regresa a ti con la energía nueva, renovada...


Cuando finalices el ejercicio, incorpórate nuevamente con suavidad, disfruta de este momento de paz y tranquilidad.

Meditación

Os pedimos ahora que os instaléis confortablemente. Si, para estar cómodos, necesitáis levantaros, levantaos. Necesitamos vuestra aquiescencia para esta meditación de sanación.

¿Estáis preparados para llevar la energía de sanación a vuestra base si eso es necesario? ¿Estáis preparados para asumir la energía de vida en su pureza, en su simplicidad, en su humildad y en su incondicionalidad? Quizá, con el cerebro izquierdo, no lo comprendáis todo, como podría decirse; no obstante, vuestro cerebro derecho lo sabe. Pedidle, por tanto, que influencie el izquierdo en este movimiento, que lo coja por el hombro y que oriente vuestra energía hacia el cuerpo calloso, ese lugar tan bien calado entre los hemisferios.

Os pedimos que inhaléis el rayo de oro, que está muy pre­sente, que está muy presente, en el universo entero. Id a extraer esta energía. Pedidle a ese rayo que entre por vuestra corona, ahora, que entre con dulzura en el interior de todos vuestros chakras y que vaya a la base, a purificar inmediatamente la energía de la base. Inhalad el oro. Inhalad el oro hasta la profundidad de vuestra base. Dejad que este tinte vibratorio se mezcle con el tinte vibratorio del chakra de la base. Dejad que esta energía entre en vuestras piernas y espi­rad por vuestras piernas y vuestros pies. Devolved a la Tierra el rayo de oro. Y, nuevamente, inspirad el rayo de oro por los pies. Dejadle que purifique vuestra base desde arriba y desde abajo, dejad que os purifique. Retened la energía y espirad. Espirad en profundidad el tinte vibratorio de oro. E inspirad de nuevo por los pies y la corona. Llenad... retened... permitidle a esa energía ser, dirigidla, pedirle que purifique vues­tra base con dulzura... y espirad.
A vuestro ritmo, ahora, inspirad profundamente. Retened vuestra respiración, pedid inmediatamente la sanación y la purificación...  y espirad. Y de nuevo, a  vuestro  ritmo volvemos a inspirar y espirar. Encon­trad vuestro ritmo respiratorio ahora.


Dejad que la energía circule en vosotros. Volveos a centrar en vuestra divinidad. Contemplad la divinidad de vuestra base ahora. Contemplad la divinidad de los chakras de las rodillas, de los tobillos, de los pies y de los chakras de las caderas. Contemplad la divinidad de la materia ahora. Mirad a vuestro alrededor. Mirad delante de vosotros. Contemplad la divinidad de la materia. Todo lo que tocáis es divino, todo es vida. Sois la vida. Contemplad la divinidad de la vida en vosotros y alrededor de vosotros. Sois la vida.


Reconoced el aspecto sagrado de la vida. Reconoced la grandeza de la vida que circula en vosotros damos las gra­cias.



Que la Fuente os acompañe en esta jornada de amor y de luz.


Fuente: http://www.concienciadeser.es/chakra1.html

Ver https://www.blogger.com/blogger.gblogID=6182837977864466653#editor/target=post;postID=2109924607962271250



No hay comentarios:

Publicar un comentario