lunes, 28 de enero de 2013

Ser prescindible/ Control/ Miedo - 28 de enero


SER PRESCINDIBLE/ CONTROL/ MIEDO


Cuando tenía dieciséis años, mi madre me dijo que yo era prescindible y que, si no trabajaba duro, las empresas podrían deshacerse de mí. Trabajo de sesenta a setenta horas por semana, nunca me tomo un día libre, y mi marido y yo no hemos tomado vacaciones en doce años. Soy adicta al trabajo y me encanta serlo. 

Mujer anónima 

¡Vaya! ¿Tengo algo más que añadir? Esta mujer ha comprado todo el paquete. 
Como ella, muchas de nosotras creemos que podemos controlar lo que percibimos como ser prescindibles haciéndonos indispensables. ¡Qué sofisticada ilusión de control! El trabajo obsesivo es algo diferente de tener pasión por nuestro trabajo. 



Normalmente, las personas que están verdaderamente apasionadas con su trabajo también están apasionadas con sus pasatiempos y el tiempo dedicado a ellas mismas. Las personas adictas al trabajo no lo estamos. Trabajamos por miedo e intentamos convencernos de que lo adoramos. El miedo y el autoengaño van de la mano. 


¿Soy prescindible para mí? Esa es la cuestión. 

Anne Wilson Schaef, “Meditaciones para mujeres que hacen demasiado”, Ed. EDAF, Madrid. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario