domingo, 27 de enero de 2013

El perdón - 27 de enero


EL PERDÓN

Es muy fácil perdonar los errores ajenos. 
Requiere más seso y agallas perdonar a los demás 
que haber sido testigos de los nuestros. 

Jessamyn West 


¡Cuánto odiamos ser vistas en nuestro YO más desnudo! Nos sentimos nobles cuando perdonamos los errores horribles de los demás, pero nos paralizamos de culpabilidad y vergüenza cuando nos damos cuenta que hemos que hemos sido descubiertas en nuestros peores momentos. Es tan tentador intentar encontrar algún error en los demás para distraer la atención de lo que hayamos hecho mal. Se nos ha dicho que la mejor defensa es una ofensa. ¡Qué difícil es reconocer nuestros propios errores! Y, sin embargo, ¡Qué liberador!



Tenemos la posibilidad no solo de perdonar a las personas que han sido testigos de nuestros errores, sino también de abrazarlas como un regalo que nos mantiene honestas. 

A veces, mis cualidades están tan bien embaladas que tengo dificultad en reconocerlas como tales. A medida que me embalo a mí misma, puedo desenvolver cada don. 

Anne Wilson Schaef, “Meditaciones para mujeres que hacen demasiado”, Ed. EDAF, Madrid. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario