viernes, 25 de enero de 2013

Déjalo estar- 25 de enero


DEJARLO ESTAR


Cuando estoy demasiado preocupada con algo, siempre
me detengo y me pregunto a mí misma en qué afectará
el asunto de que se trate a la evolución de la especie
humana en los próximos diez millones de años, y esta
pregunta siempre me ayuda a recobrar la perspectiva.
ANNE WILSON SCHAEF

«Las pequeñas cosas importan mucho», especialmente cuando concentramos nuestra atención en ellas, nos obsesionamos y las rumiamos, sin ser capaces de dejarlas estar. A veces, en nuestra enfermedad, continuamos dando vueltas a pensamientos perturbadores en nuestra mente, creyendo que seguramente descubriremos alguna solución si pensamos suficientemente y comprobamos todos los puntos de la cuestión.
Cuando tenemos esta actitud, es seguro que hemos empezado el proceso adictivo y de que pensaremos hasta morir. Yo he descubierto que siempre que estoy
en medio de mi proceso de adicción he perdido perspectiva. De repente me he convertido en el centro del universo y mis problemas son los únicos del mundo.


Siempre me ayuda ir hacia atrás y darme cuenta de que, sea cual sea el problema que tenga, probablemente no tiene proporciones universales. Esta toma de perspectiva me ayuda a ver que soy impotente sobre mi pensamiento de locura, y de que éste está haciendo que mi vida esté enajenada. En este punto puedo volver a tomar contacto con mi conocimiento de que un poder más grande que yo puede restablecer mi cordura, y puedo plantear el problema a este poder superior.

Una de las cosas que perdemos en el proceso de la enfermedad de la adicción es la perspectiva.

Anne Wilson Schaef, “Meditaciones para mujeres que hacen demasiado”, Ed. EDAF, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario