lunes, 24 de junio de 2013

La Luna y el principio femenino

Cuando el ardiente sol oculta su incandescente cuerpo más allá de las rojizas montañas, todas las formas de la Naturaleza anteriormente bañadas por sus dorados rayos van perdiendo su esplendor y lentamente se transforman en oscuras sombras, perfiladas por una tenue luz plateada. Es en ese momento cuando en el frondoso bosque comienzan a despertar los hijos de la noche, los búhos y los lobos. Ellos, como fieles servidores, alzan la mirada hacia su señora, la Luna, aquella dama que desde su altar celestial inicia el gobierno de su reino, el reino de la noche y del misterio.

Todas las antiguas civilizaciones se preguntaron el porqué del Universo y hacia dónde se dirige. Y la Humanidad quedó particularmente hechizada por ese misterioso astro compañero de la noche. Nuestra forma de civilización actual tampoco puede escapar a este fenómeno. Hoy día resulta nostálgico leer el premonitorio relato Viaje a la Luna del escritor francés Julio Verne. Porque aunque la ciencia actual cree conocer prácticamente todo acerca de ella, en su error de parcelar las áreas del conocimiento ha olvidado la maravillosa experiencia de interpretar su significado. Y por muchos artefactos que lance hacia su superficie, sigue evitando ponderar toda interpretación antigua sobre ella, lo que le aparta definitivamente de toda visión de conjunto.

Por las sendas del pasado

Desde los primeros tiempos, a través de ciertos símbolos, encontramos intentos de representación del carácter cíclico y cambiante de la Luna. Su peculiar característica no podía representarse bajo un emblema estático, puesto que se distinguía esencialmente entre luna llena, media y oscura. Estos tres aspectos eran representados por dos medias lunas y un círculo o disco. Así aparece, por ejemplo, en una moneda hallada en Megara (Grecia), donde tres medias lunas están colocadas en una especie de cruz o esvástica primitiva. Al igual que ésta, otras medias lunas similares se encuentran en monedas mesopotámicas representando a la Diosa Triforme. Dichas monedas están relacionadas con otras muchas representaciones triples de la Diosa Luna. Del mismo modo, en la Grecia clásica, la Diosa Hécate representaba a la luna oscura, siendo acompañada por unos fieles perros. Curiosamente, del mismo modo se ha representado a la citada Diosa Triforme babilónica. Dicha cualidad trina se representa a través de estatuas posteriores donde aparece como una mujer triple.

También encontramos en culturas como la celta otras Diosas Trinas, como las Bridgets, que representan los
tres aspectos de la Diosa Luna. Incluso cuando el cristianismo fue impuesto en países donde hasta entonces se había venerado a esta Diosa triple, su adoración fue reasimilada pasando desde entonces a figurar en las leyendas de "Las Tres Marías".

Prosiguiendo nuestro recorrido por las múltiples culturas antiguas, hallamos que general y constantemente la Luna ha venido representando simbólicamente a la Gran Diosa Madre Gestadora, y por tanto también está vinculada estrechamente a la figura de la mujer. En las distintas Mitologías del pasado se refieren a ella como a la "Materia Primordial" expresada simbólicamente en las figuras del mar o el agua, que alude a la "Matriz Generadora" de aquel primer instante de la Creación de donde posteriormente surgirá todo el Universo manifestado.

Aun así, contrastando los textos, paradójicamente nuestra protagonista aparece con una clara contraparte natural, cuando en lugar de creadora se torna destructora; y aunque este aspecto parezca negativo a primera vista, es necesario puesto que simboliza la destrucción de las formas gastadas, evidentemente imprescindible para poder formar una vez más cada nueva creación. Ejemplo de esto último lo encontramos en la milenaria China, donde la Diosa lunar es quien otorga la vida cuando periódicamente se produce una inundación. Podemos comprobar este doble aspecto en multitud de representaciones artísticas en diversas culturas, especialmente en el arte religioso, cuando se pinta cada mitad de su faz usando los colores blanco y negro.

Así entre los ainu de Japón, la luna iba vestida con un traje blanco y negro. En Egipto, las Diosas Isis y Nephtis encarnarían también ambos aspectos lunares en sus formas creciente y decreciente. Isis aparece con la faz luminosa representando a la Tierra, a la Materia Primordial fecundada por el Espíritu que dará nacimiento al mundo; y es el aspecto virginal de la naturaleza femenina, su oculta faz.

Por otro lado la Luna es también el astro que preside por excelencia los ritmos de vida en la Tierra. Crece y decrece, aparece y desaparece, su vida está sujeta a la Ley universal del devenir; nacimiento y muerte.

La Luna revelaría al hombre su propia condición humana, sujeto al ciclo de vida y muerte, aunque no a la extinción.

Aspectos esotéricos

Se dice que los viejos anales de la Sabiduría atemporal abarcan extensos compendios respecto al astro nocturno. Sintetizamos este punto aportando algunas pinceladas.

Los antiguos filósofos herméticos pensaban que la Luna dio al hombre su forma astral o "Cuerpo de emociones". Más recientemente la extraordinaria ocultista Helena P. Blavatsky expuso asimismo cierta referencia esotérica hacia los Pitris o Padres Lunares como creadores de la parte física del hombre y de cada uno de sus principios inferiores. Comenta también cómo nuestro cercano astro se halla en estos momentos en un período o etapa de descomposición, girando a nuestro alrededor como si de un cadáver se tratase. En dicho proceso quedarían adheridos a la Luna ciertos "elementos extraños", ideas negativas, sombras, etc. Se trata de formas nefastas para el ser humano, puesto que nos atraerían hacia ciertos estados de retrogadación o profunda excitación emocional que puede arribar incluso a la locura, hechos que, por otro lado, han sido corroborados por la ciencia actual.

Estas comprobaciones modernas ya quedaron reflejadas en el pasado bajo la forma de mitos. En Grecia a Hécate se la llamaba "Antena", "dadora de visiones"; una Diosa que a la vez podía aportar tanto inspiración como locura, precisamente porque el tipo de inspiración que aporta la Luna no es un pensamiento racional, sino algo de naturaleza más semejante a la intuición artística del soñador o del visionario; de ahí derivaría el término médico moderno de "lunático".

La Luna y el principio femenino


La Luna ha sido el símbolo atemporal y permanente que a través de milenios ha representado a la mujer en todo el planeta. En el arte de la poesía, ya clásica o moderna, desde tiempos inmemoriales, en los mitos y leyendas, la Luna ha representado la Deidad de la mujer, el principio femenino, así como el Sol con sus héroes simboliza el principio masculino.

Para el hombre antiguo la Luna era símbolo de la verdadera esencia femenina, en contraste con la esencia del hombre, de carácter solar. En los diferentes mitos y cosmogonías se muestra claramente el sentimiento que tenían hombres y mujeres hacia el "Principio Femenino", Principio que controla al mismo tiempo la vida física y psicológica más profunda de la mujer. En nuestra alienada civilización dicho Principio ha sido descuidado y tan sólo han sido creadas ciertas acciones mecánicas sobre las costumbres convencionales de la mujer. Pero esta Fuente de Energía espiritual y psicológica sigue ahí, inmutable por siempre.

En toda cultura mistérica, la Luna era venerada por mujeres. Ellas estaban a cargo de prácticas mágicas destinadas a fomentar su poder fertilizador. Las funciones más importantes eran el abastecimiento del Agua Sagrada y el cuidado de la llama Sagrada que representa la luz lunar, que no debía extinguirse jamás. En muchos lugares, las sacerdotisas recibían supuestamente la Energía Fertilizante de la Deidad en beneficio de toda la comunidad. Los numerosos templos dedicados a las más diversas e importantes Diosas del mundo eran atendidos por sacerdotisas que se convertían en perfecto canal para la manifestación de la Divinidad en cuerpo y alma. Tal es el caso de las sacerdotisas Mama-Quilla en Perú o las vestales romanas, dedicadas a mantener este fuego sagrado en el templo de la Diosa-Matriarca.

La íntima conexión entre el rito de fertilidad femenino y la Luna estaba en muchos casos asociada con determinados órganos femeninos tales como los senos, útero y ovarios, además de su ligazón al proceso de gestación y del parto.

En la antigua Babilonia se pensaba que la fertilidad, el embarazo y el nacimiento de los niños tenían una estrecha relación con la influencia de la Luna. Los ahts y groenlandeses creen que la Luna es incluso capaz de embarazar a las mujeres. Y muchas tribus de Nigeria creen que no se necesita marido para la procreación, ya que la Gran Madre Luna, que está en el cielo, manda al Pájaro Luna a la Tierra para traer bebés a las mujeres que lo deseen. Esta idea no es muy distinta de la nuestra cuando a los niños se les dice que los bebés son traídos por una cigüeña. En las tribus más primitivas no sólo se responsabiliza a la Luna del embarazo, sino que también tiene otra función piadosa: la de cuidar el nacimiento del niño. Por eso, la mujer que está a punto de dar a luz se dirige a su protectora celeste para pedirle ayuda en esos difíciles momentos. A menudo el principal trabajo de la comadrona consiste en rezar y ofrendar al astro para asegurar un parto fácil. Aún en nuestros días, las mujeres del sur de Italia llevan una media luna como amuleto para obtener el socorro de la Luna durante el nacimiento de los niños.

Durante milenios, el ser humano ha vivido armoniosamente acompasado a los distintos ritmos de la Naturaleza. Nuestros antecesores, ayudados por calendarios solares y lunares, conocían las energías e influencias de la Naturaleza, y aplicaban dicha sabiduría en la vida cotidiana. La Luna, como portadora de fertilidad, desempeñaba un papel muy importante, junto a otros astros, en el campo de la agricultura, llegando a recibir el nombre de "Madre y Señora de las Plantas". Su influencia no sólo se ha considerado favorable, sino indispensable para el crecimiento del Reino vegetal. En múltiples culturas, como representante de esta fuerza fertilizadora, o bien como Deidad de fertilidad, se le ofrecían plegarias previas a la siembra y la recolección; era también habitual la recogida de plantas medicinales en determinadas épocas, cuando contienen mayor cantidad de sustancias activas. Pero hacia finales del siglo XIX el conocimiento de estos ciclos naturales cayó irremediablemente en el olvido. Se creyó que se podía ignorar la sabiduría de los antepasados y el respeto de estos ritmos naturales pasó a considerarse algo superfluo. Este olvido se ha heredado hasta nuestros días y nos hemos entregado a un uso exagerado de todo tipo de máquinas agrícolas, fertilizantes y pesticidas. Hemos elevado la comodidad a corto plazo a la más alta jerarquía. En el vértigo de la sórdida vida consumista creemos poder superarlo todo, incluso a la propia Naturaleza, pero olvidamos que irremediablemente formamos parte de ella.


El hecho de que el Sol esté relacionado simbólicamente con el principio masculino, mientras que la Luna refleja lo femenino, ha sido recogido en los distintos mitos que nos presentan las diversas culturas del planeta. El Sol representa esa constante fuente de luz y calor que desaparece durante su viaje nocturno y reaparece por la mañana. Como eterna contraparte, la Luna es variable y sigue un orden diferente; incluso el horario de salida parece depender de su capricho. Estas extrañas cualidades se reflejan en el mundo psíquico de la mujer, que a veces ofrece una imagen de inconstancia o variabilidad. Pero, como en el caso de la Luna, un orden o regla oculto es la base de su aparente volubilidad, dado que para la mujer el carácter cíclico de su vida es algo muy natural. Ésta le impone flujos y reflujos en su experiencia actual, no sólo en ritmos diurnos y nocturnos, como hace con el hombre, sino también en los ciclos lunares, con las fases de cuarto, media, luna llena y menguante, y así hasta arribar a la luna oscura. En el transcurso de este ciclo completo, la energía de la mujer aumenta, brilla con esplendor y decae de nuevo; cambios de energía que afectan tanto a la vida física y sexual como al mundo psíquico y espiritual femenino.Hasta aquí hemos intentado desvelar parcialmente uno de los grandes misterios que rodean la noche. Posiblemente seguiremos ignorando muchos de sus secretos que, como fiel guardiana plateada, nos oculta. Mas nosotros, efímeros mortales, seguiremos interrogándola y buscaremos arduamente su divina inspiración, de igual modo que a lo largo de la Historia tantos poetas, soñadores y escritores han anhelado.

Mientras tanto, nos será imposible evitar cada noche alzar nuestra mirada al cielo y rendirnos a sus pies. Rendirnos y evidenciar tanto belleza como misterio.

domingo, 28 de abril de 2013

La lluvia

La lluvia
 
Bruscamente la tarde se ha aclarado
Porque ya cae la lluvia minuciosa.
Cae o cayó. La lluvia es una cosa
Que sin duda sucede en el pasado.

Quien la oye caer ha recobrado
El tiempo en que la suerte venturosa
Le reveló una flor llamada rosa
Y el curioso color del colorado.

Esta lluvia que ciega los cristales
Alegrará en perdidos arrabales
Las negras uvas de una parra en cierto

Patio que ya no existe. La mojada
Tarde me trae la voz, la voz deseada,
De mi padre que vuelve y que no ha muerto.

Jorge Luis Borges


Lluvia Pasada
Siete días largos la lluvia monótona
Golpeó mi ventana.
Siete días largos.
El corazón mismo se llenó de lágrimas.
Nubes en los labios,
En el pecho sombras,
Libros en las manos, las mejillas blancas ...
Siete días largos ...
Las aceras húmedas, los negros paraguas.
Hoy nacieron cuatro rosas purpurinas
Y están en mi cara.
Oro de los cielos puso ruiseñores
En todas las jaulas.
Sangre borbotea, los pies no se apoyan,
La carne es estrecha y el alma rebalsa
Fluido que ahoga me rodea el cuerpo:
Abierto los poros no retengo el alma.
¡Oh, lástima, lástima!
Tanta primavera que no logra taza
Para ser bebida.
Tanta primavera que no logra llama
Para ser quemada.
Tú, ¿dónde te ocultas, tú, que no has logrado
Todavía telas, redes, cribas, mallas,
Donde enredarían mis flores azules
Vencidas de amores a dulces palabras?
¿Dónde las dos manos de acero y de seda
que me tomarían en esta mañana
solar, para nunca soltarme las manos
que habrían de hacerme roja siendo blanca?
¡Oh, mi primavera que logró su alma
Oh, mi primavera en sus manos fuertes
Perdida y gustada! 


Alfonsina Storni 




LLUVIA

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje. 

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante. 

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe. 

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne. 

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales. 

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre. 

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe. 

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes! 

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres. 

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave. 

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte. 

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje! 

Federico García Lorca


Lluvia

hoy llueve mucho, mucho,
y pareciera que están lavando el mundo
mi vecino de al lado mira la lluvia
y piensa escribir una carta de amor/
una carta a la mujer que vive con él
y le cocina y le lava la ropa y hace el amor con él
y se parece a su sombra/
mi vecino nunca le dice palabras de amor a la
mujer/
entra a la casa por la ventana y no por la puerta/
por una puerta se entra a muchos sitios/
al trabajo, al cuartel, a la cárcel,
a todos los edificios del mundo/ pero no al mundo/
ni a una mujer/ni al alma/
es decir/a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así/
como hoy/que llueve mucho/
y me cuesta escribir la palabra amor/
porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa/
y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran/
y cuándo/y cómo/
pero el alma qué puede explicar/
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca/
palabras que naufragan/
palabras que no saben que hay sol porque nacen y
mueren la misma noche en que amó/
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca
escribirá/
como el silencio que hay entre dos rosas/
o como yo/que escribo palabras para volver
a mi vecino que mira la lluvia/
a la lluvia/
a mi corazón desterrado/ 

Juan Gelman 


miércoles, 17 de abril de 2013

El poder de un abrazo




El contacto físico no es sólo agradable, es necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal; acrecienta la alegría y la salud del individuo y de la sociedad.

Y claro que eso es definitivamente real. Todos funcionaríamos mejor durante el día, si abrazáramos o nos dejáramos abrazar. Si bien es cierto que dar o recibir un abrazo es algo simple y cotidiano, casi todos desconocemos la dimensión de plenitud que nos proporciona.  Los expertos en la materia, tienen mucha razón al decir que "en su forma más elevada, abrazar es también un arte". Una de las formas más naturales y espontáneas de demostrar afectos es a través del abrazo. "Si bien hay muchas formas de tocar, el abrazo es una muy especial y que contribuye de un modo muy importante, a la curación y la salud.

El abrazo es asexual y por lo general reconocemos un abrazo cariñoso, consolador o juguetón, del abrazo de pareja. Cada uno tiene muy en claro que tipo de abrazo está dando, ya que el abrazado responderá en el mismo tono. El abrazo se da y se recibe. A veces uno es el abrazado y otras, el que abraza. Cuando se quiere un abrazo, no hay que esperar a que el otro adivine, es necesario pedirlo.

Los hijos tienen que ver que sus padres se abrazan entre sí, también a sus amigos, así al crecer, estarán convencidos que es algo que no sólo se da entre amantes y cuando se siente atracción física por otro.


Este gesto se da en todos los niveles de relación interpersonal. Todos tenemos necesidad de tocar y ser tocados, de amar y ser amados. El amor retenido puede convertirse en dolor. Por ello, en el abrazo hay que ser humildes y vulnerables, para entregarnos él y al abrazo. Al abrazar, afirmamos la capacidad de descubrir la ternura y la alegría que hay en nosotros y la riqueza interior que nos nutre.

Hay que tener muy en cuenta que el abrazo, es una de las formas más puras de manifestar afecto y cariño y además, tiene muchos beneficios, como el de aliviar el dolor, la depresión, la ansiedad y la tensión; acrecienta en los enfermos la voluntad de vivir y seguir adelante; ayuda a los bebés prematuros (que se vieron privados de contacto en sus incubadoras), a crecer y a fortalecerse; hace que veamos con mejores ojos nuestra propia persona y el entorno que nos rodea; tiene un efecto positivo en el desarrollo del lenguaje y en el coeficiente intelectual de los niños; provoca alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en el que es tocado; mantiene en buen estado los músculos de brazos y hombros, ya que es un ejercicio de flexión y de estiramiento; afirma que somos seres humanos; es democrático, ya que cualquiera es candidato para dar o recibir un abrazo; crea los lazos más estrechos entre los individuos, ya que rompe las barreras emocionales.

El afecto, el contacto físico y el cariño, es algo demasiado importante. Es una de las necesidades fundamentales del ser humano, al igual que el agua y el alimento.

Si bien, en la generalidad, los hombres suelen demostrar con más facilidad su cariño, muchas mujeres quizás lo expresen sin mayor dificultad, pero no siempre sucede así. Puede ser que una barrera emocional impida demostrar afecto o, simplemente, al no haberlo recibido desde pequeñas, sea difícil proyectarlo hacia otras personas. De hecho, es factible que el afecto recibido durante la infancia, determine la manera de darlo en el futuro. Tanto en el hombre como en la mujer, la ausencia de afectos en la infancia, puede marcar definitivamente nuestra personalidad como adultos; una persona que carece de afectos, suele ser rígida, celosa, posesiva y a veces insensible y violenta.

Normalmente, es gente muy dependiente de los demás en sus relaciones, ya sea matrimoniales o hacia sus padres o hijos. Otro de los rasgos de una persona que recibió poco afecto en su vida, es que suelen ser muy pasivas y se caracterizan porque aceptan todo, por miedo a quedar solas.

Hay diferentes formas de abrazos y hasta llevan nombre.

En el "abrazo de oso", por lo general, una de las dos personas es más alta, pero tampoco es requisito para aportar la cualidad emocional de este abrazo. El que abraza se curva levemente sobre el más bajo, envolviéndolo con los brazos. El que es abrazado apoya la cabeza en el hombro o pecho del otro y rodea la cintura del que abraza. Los abrazos de oso, se dan entre padres e hijos; abuelos y nietos. Entre amigos y entre esposos. Este abrazo transmite mensajes como: Te apoyo; cuenta conmigo; comparto tu dolor o alegría. Cuando se da en la pareja, se transmite una infinita ternura.

En el "de mejillas", este abrazo demuestra ternura y bondad y tiene una cualidad espiritual. Se puede dar sentado, de pié o hasta con una persona sentada y otra de pié, pues no se necesita contacto físico total. Si las dos personas están sentadas, deben ponerse de frente y presionar la mejilla contra el otro. Este abrazo se da entre amigos íntimos, entre la pareja o con un ser querido. Es ideal para una ocasión feliz.

En el abrazo "con forma de A", las personas deben estar de pié, frente a frente y colocar los brazos alrededor de los hombros. El costado de las cabezas queda apoyado en la del otro y el cuerpo está inclinado hacia delante sin que haya contacto debajo de los hombros. Es un abrazo clásico y muy apropiado para las relaciones recientes o cuando se requiere cierto grado de formalidad. Por lo general, se da entre familiares que tiene muchos años de no verse.

El llamado "abrazo sándwich", formado por tres personas, dos de ellas se colocan frente a frente y el tercero, en medio de los dos. Los dos abrazantes pueden abrazarse por los hombros o por la cintura. Este abrazo proporciona sensación de seguridad y apoyo. Es ideal para compartir en familia (madre, padre e hijo), entre tres buenos amigos o bien,  cuando una pareja desea consolar a otra persona.

El "abrazo impetuoso", es por lo general breve y se caracteriza, porque el que abraza corre y echa los brazos al cuerpo del otro. El que es abrazado debe estar preparado para responder al apretón y tener una sensación agradable. Otra manera de dar este abrazo, es cuando los dos corren el uno hacia el otro y se estrechan con pasión. Este abrazo se da cuando se dispone de poco tiempo, y se recomienda incluir abrazos más suaves y duraderos para no hacerlos tensos. Se utiliza en un momento en que queremos desearle suerte a alguien para expresar cariño, pero de una manera apurada.

El "abrazo grupal", les viene bien a los amigos muy íntimos que comparten un proyecto e interés en común. El grupo se coloca en círculo y los brazos rodean hombros y cinturas. Una de las variantes de este abrazo es cerrar el círculo avanzando hacia el centro y luego retroceder separándose con un grito de júbilo o con un apretón de despedida, tal cual en los bailes rusos. Este abrazo proporciona calidad de apoyo, seguridad y afecto, además de un sentimiento de unidad y solidaridad. Es ideal entre compañeros de clase, de oficina o de un equipo.

El "abrazo de costado", es muy usual darlo mientras dos personas caminan juntas. Pueden estar tomadas por la cintura o por los hombros. Se caracteriza también por ser un abrazo alegre y juguetón. Es apropiado cuando caminamos, paseamos o esperamos en la fila para entrar al cine o al teatro. Este abrazo es común entre la pareja, entre padre e hijo, madre e hijo, entre hermanos y también cuando los buenos amigos desean hablar.

En el "abrazo por la espalda", el que abraza se aproxima al otro lado desde atrás, rodea su cintura con los brazos y lo estrecha con generosidad. Este abrazo suele ser breve y juguetón y la sensación de fondo es de felicidad y apoyo. Este tipo de abrazo se da entre la pareja, como cuando el hombre abraza a la mujer mientras ella se encuentra haciendo algún quehacer.

En el "de corazón", se considera que es la forma más elevada del abrazo. Se inicia un contacto visual mientras la pareja está de pié, frente a frente. Los brazos deben rodear hombros y espalda y las cabezas se juntan y se establece un contacto físico. Los dos deben concentrase en la ternura que fluye desde un corazón hacia el otro y respirar con lentitud. Es preciso anular posibles distracciones. Éste es un abrazo sublime, largo, afectuoso, abierto y genuino. Puede expresar amor puro e incondicional. Se da entre viejos amigos o amigas muy recientes que se unieron por una experiencia y emoción común y, por supuesto, entre una pareja.


El "abrazo a la medida", es muy efectivo porque nos hace sentir bien. Aquí entra el factor ambiente, situación, compañía y las necesidades personales del abrazo: afecto, efecto, fuerza, apoyo o reafirmación o cualquier sensación agradable que pueda proporcionar el abrazo.

En el "abrazo Zen", se puede emplear cualquier tipo de abrazo. El de mejilla y el de corazón son los más recomendables. Una de las formas de practicar este abrazo es que la pareja se siente frente a frente y apoyen los pies con pies y manos con manos. No importa si se abren o cierran los ojos, pero la respiración debe ser profunda y con ritmo. La pareja debe estar concentrada sólo en el momento presente y dejar que los pensamientos desaparezcan. Es preciso tomar conciencia de lo que se está compartiendo, del contacto físico y de la energía que se está entregando mutuamente. Cuanto más profunda sea una relajación, mejor será la experiencia del abrazo. Éste es un abrazo que demanda mucha concentración, ya que mucho se entrega y recibe con él.
.
AM
.

jueves, 28 de marzo de 2013

Chakra de la Raíz 2/2

Las raíces

Así, si tenéis miedo a establecer raíces con la Tierra y con la fisicalidad, por razones que son siempre válidas, tanto las unas como las otras, intentaréis atar vuestro edificio para no echaros a volar. ¿No es así?

Por eso, crearéis esas ataduras echando raíces en el otro. ¡Entendedlo bien! No en la Tierra, sino en el otro. Esas raíces se vuelven zarpas, tentáculos, grandes amarres que os ligan al otro: es lo que nosotros llamamos «echar raíces en el otro». Algunos de vosotros echáis raíz en la energía de plata. ¿Qué hay de más volátil que la plata, no es cierto? Otros de vosotros echáis raíces en una casa, un lugar fijo; utilizáis el lugar físico como una búsqueda de identidad, de seguridad, pues vuestras raíces de la base no están unidas a la Tierra. Os arriesgáis así a ataros a vuestros muebles, a vuestro coche o a vuestra casa como si fuera vuestro único bien en el planeta Tierra. Pensáis que exageramos. ¿No es verdad? ¡En absoluto!



También podéis echar raíces en vuestro hijo o en vuestros hijos. Pues si estáis desenraizados, automáticamente, por un reflejo muy terrestre y condicionado, querréis ir a ataros. Pen­sáis así asegurar la carencia, la no-solidez de vuestra propia base. Sin embargo, existe un ligero peligro al tomar raíz en seres queridos, pues esos seres sobre los que os enraizáis pueden, del día a la noche, dejaros.

¿Qué pasará entonces? Podréis elegir entre volver a echar raíces sobre alguna otra persona o querer moriros, querer dejar el planeta y, ciertamente, desarrollar una rabia, una  ulcera, una revuelta contra Dios acusándolo de haberos  quitado vuestro apego.

Las raíces, los apegos, pueden también desarrollarse en otros chakras para compensar la falta  de enraizamiento de la base.

Se trata de  poder elevar, a través del chakra de la base, vuestras vibraciones y las vibraciones de la materia que os encontráis en la Tierra.

Si un maestro corta sus propias raíces en presencia de un grupo, ¿Qué es lo que el grupo proyectará sobre su maestro y viceversa? inseguridad, poder, seducción, miedos y, dudas.
Si el maestro está separado de sus raíces, ¿Cómo puede  absorber esa energía para hacerla circular? ¿Cómo puede ser un canal si su base está bloqueada? ¿Si el maestro juzga a la materia cómo puede dirigir a los humanos a espiritualizar la materia? Si el maestro no responde a sus necesidades vitales, ¿Cómo puede ayudar a los humanos a responder a sus necesidades? Si este mismo) maestro se apega a la materia y vive con la Unión de poseerla, creándose así un chakra tic la base rígido, ¿Cómo puede transmitir el desapego? Si el maestro no reconoce la importancia de la energía sexual o, al contrario, si ese maestro se apega a la energía sexual, ¿Cómo puede transmitir el Tantra? Si ese maestro ha dado su chakra de la base a su esposa o a su esposo, ¿Cómo puede guiar a los demás? Vuestro chakra de la base pertenece a vuestra Esencia. Sois su maestro. Vuestro cha­kra de la base es una joya. Utilizad su energía para nutriros, elevaros. Sabed que este chakra es sagrado.
Recordad que todos los chakras están interrelacionados. Entonces, el chakra de la base está unido al chakra adyacente del sexo y el plexo solar.

Un chakra de la base afectado por varios traumatismos (por ejemplo de caídas) ese agarrotamiento de músculos y tendones, afectará directamente al plexo solar, por tanto al músculo de la respiración (el diafragma) y las emociones no podrán fluir tan bien, con todas las posibles repercusiones psicológicas. Esta reacción en cadena  llegará hasta las vértebras cervicales y hasta la cabeza. Todo este recorrido está claro por las cadenas musculares, por el tejido facial que es como una lamina  de tejido fino resistente y forma y conforma a todo el cuerpo en una unidad.

Las memorias

Vuestro chakra de la base puede también transportar memorias de agresiones debido a las heridas recibidas y vividas anteriormente en vuestra base. Cuando vuestra alma ha escogi­do esta encarnación, ha escogido encontrar algunas memorias en cada uno de los chakras para así permitir esta alquimia  de los reencuentros  con algunas almas, con algunos acontecimientos, con algunas experiencias de vida. En vuestros chakras están alojadas las memorias de esta vida y de otras vidas  que influyen en la salud, en la armonía  de vuestros chakras. Por eso mismo, si contempláis la energía del chakra de vuestra base desde vuestro  nacimiento hasta ahora, descubriréis modelos repetitivos de acción, de expresión de necesidades fundamentales  no satisfechas, que faltan o que están distorsionadas. Incluso puede ser que no os podáis explicar por qué, en esta encarnación, habéis tenido hambre constantemente ni por qué, desde la más tierna infancia, rehusáis el alimento. Cultiváis una mala relación con la Tierra, con los humanos y con la vida y, así, creáis la enfermedad. Es urgente que os despertéis a esas memorias, que las sanéis y que restablezcáis vuestra base, pues no podéis volveros maestro de vuestra vida si no sois maestro de vuestra base. Ser maestro de vuestra base es reconocer y responder a vuestras necesidades fundamentales.



Así, en el planeta Tierra, en este momento, vagan muchas almas encarnadas completamente separadas de su base. Este corte o separación es consciente o inconsciente, no importa. Puede provenir de heridas de esta existencia o de otras. En­contraréis estos seres, pues serán llamados a vivir una vida llamada espiritual o una vía de sombra, es una vía ins­pirada por la destrucción. Es muy importante saber recono­cer estos individuos para ayudarles a encontrar la energía de su base, a habitar el chakra de la base y  a reconocer que la energía que le habita es, íntegramente, tan sagrada como la energía del corazón. Es la energía que nutre a todos los cha­kras. Es la energía vital de la base.

Las necesidades fundamentales

¿Cómo reconocer la energía del chakra de la base en voso­tros? ¡Esto es muy fácil! ¿Cuales  son vuestras necesidades fun­damentales?

En vuestro chakra de la base se encuentra el alimento ne­cesario para manteneros enraizados y para elevaros. Este re­ceptáculo toma su alimento de la tierra, del sol, de la comu­nicación con el entorno terrestre, las rocas, las piedras, la arena, el agua salada, los árboles, las flores, las plantas, los animales, lo cotidiano de vuestra vida, las tareas, la responsa­bilidad de vuestra encarnación y la respuesta a vuestras nece­sidades fundamentales. En este milenio, si os paseáis con an­tenas celestes muy desarrolladas mientras que vuestras antenas terrestres no lo están suficientemente, seréis arrollados por el movimiento del vórtice del inconsciente colectivo. No os sugerimos esto en absoluto. Os sugerimos que os mantengáis bien enraizados para prepararos a acoger los movimientos que vivirá vuestro planeta, para acoger los temblores de tierra, externos e internos. Si, en el chakra de la base, alojáis miedos al cambio, miedos a los traslados, miedos a los movimientos de transición, estos miedos serán estimulados por el cambio de milenio.




Cuando vuestra energía vital, que está en la base de vues­tro edificio, circula libremente y se nutre de la Tierra, sois entonces como un árbol de vida cuyas raíces extraerán su ali­mento de los planes terrestres y celestes. Así, reconocéis que tenéis sed cuando tenéis sed, y bebéis. Reconocéis que os gusta un vaso de vino (no tres botellas) y os tornáis el vaso de vino. Discernís que tenéis hambre y os alimentáis, sin compulsión, ¡sin privación!
Reconocéis lo que os conviene y lo que no os conviene sin alimentar los sistemas de creencias, simplemente, en la es­pontaneidad de la vida. Y reconocéis vuestras necesidades sexuales y escogéis vuestra pareja, con toda simplicidad, sin alimentar los sistemas de creencias que os apartan de la vida.


Vivís así la energía espiritual de la base en la conciencia y la fluidez del momento presente con el resto de todos vues­tros chakras. Reconocéis vuestra necesidad de tener un te­cho, una casa. Y si esta casa ya no os conviene, os trasladáis. En la fluidez (le la base, no hay ningún apego.


Utilizáis la energía del dinero para responder a vuestras necesidades, no para la distorsión, no para la manipulación ni para el poder. No acumuláis sin calidad de vida, sentándoos sobre vuestros tesoros y pensando que sois pobres... No dilapidáis tampoco esta energía del dinero que es una ener­gía en relación con la Tierra. No dilapidáis la energía (le la sexualidad. En la base, es posible que estas dos fuerzas se re­lacionen con frecuencia en respuesta a sus necesidades.


Las necesidades fundamentales provienen de la energía de la base. Cuando las raíces se han cortado, el humano ya no sabe cómo responder a sus propias necesidades vitales, ya no sabe cómo alimentarse cuando tiene hambre, ya no sabe be­ber cuando tiene sed, etc.
Otro asunto importante cuando tienes un chakra de la base desarraigado del suelo, es que ya no puedes descargar la energía sobrante del cuerpo y del aura, no tienes la toma de tierra y entonces se puede producir la proyección de espejo, en proyectar o ver en los demás lo que tú llevas dentro.


Una energía oscura en tu cuerpo áurico, una emoción reprimida de baja vibración que te chupa y absorbe la energía, si tu chakra base no fluye perfecto la energía no se deriva hacia la tierra y tus zonas del aura flojas son las que drenarán el exceso de energía produciéndose el efecto de la proyección, o sea alimentar esa emoción, por tanto tú la vives más fuerte, te crees que eso eres tú y el egregor ese se hace más fuerte.

La fuerza espiritual que pasa por las caderas, por las rodillas, por los tobillos, por los pies es llamada la fuerza sexual, la fuerza primera de vida, la fuerza primitiva en su pureza en su grandeza. La energía sexual proviene de la base. Es energía de amor, es energía espiritual.
Nuestra chakra de la base nos pertenece, somos el maestro de este chakra.

1er. Chakra: El Instinto de Supervivencia 


El primer Chakra se encuentra bajando por la columna vertebral, justo en la base del cóccix. Es la raíz del ser, la conexión más profunda de tu cuerpo con la tierra. Con este Chakra podemos asociar el instinto animal que todo ser humano lleva, el instinto de supervivencia. Es ahí donde se cubren las necesidades básicas, primarias. Representa nuestra condición material, y el sexo como reproducción y preservación de la especie únicamente.

Es en esta etapa en donde nosotros debemos atender a nuestra naturaleza animal y partiendo de ahí buscar nuestro equilibrio. ¿Te sientes a bien en el sitio dónde vives? ¿En el empleo que tienes? Si observamos a los animales, nos daremos cuenta que cada uno de ellos tiene un hábitat diferente y un estilo de vida diferente, y ello va acorde con su forma de ser, por lo tanto hay un buen nivel de desarrollo y evolución. Si nosotros no estamos en el sitio adecuado, y vamos en contra de lo que somos y deseamos, esta lucha constante hará que nuestra energía permanezca en estado de desequilibrio. Una buena manera de mantener el equilibrio de nuestro primer Chakra es teniendo contacto con la naturaleza, a veces basta con integrar a nuestra casa una planta o adoptar un árbol.

Desequilibrios en el Primer Chakra

La señal clave que nos indicará cuando nuestro Chakra esté en desequilibrio será la inseguridad. Si nosotros sentimos que no tenemos suficientes recursos para cubrir nuestras necesidades económicas, ropa, casa, comida... etc. entonces crearemos un sentimiento de inseguridad y actuaremos guiándonos por él. Al entrar en este juego estaremos creando más armas de inseguridad y de inestabilidad haciéndose una cadena interminable. Nuestros desequilibrios externos provienen de nuestro desequilibrio interno y no al revés, y es de adentro hacia fuera como se pueden cambiar las cosas.

El CHAKRA RAÍZ O BASE, en la base de la columna, gobierna la supervivencia, la protección y nuestro arraigamiento en el mundo. La gente fijada en este chakra a menudo está apegada a lo terrenal, inerte y materialista, los que tienen un funcionamiento débil del chakra raíz a menudo son inseguros, temerosos y se preocupan del pasado y de sí mismos, y no están bien arraigados. Popularmente se les llama “idos”. El daño del chakra raíz puede estar conectado con la adicción, igual que una infancia traumática. Muchos estudios han demostrado que varios grupos étnicos, por ejemplo los irlandeses-americanos o los ítalo-americanos, tienen una tasa más alta de alcoholismo en Estados Unidos que en sus propios países. La alta proporción de adicciones entre los latinoamericanos de Nueva York y otras ciudades tiene una relación similar con los traumas del chakra raíz. Otros traumas de este chakra que pueden predisponer a la gente a la adicción son la guerra, la pérdida temprana de un padre, tener un padre severamente abusivo o adicto, o vivir lejos del cuidado de los padres durante la infancia. Las personas adictas que hayan sufrido traumas de este tipo, pueden usar los ejercicios que se darán más adelante para reparar el chakra raíz.

En el primer chakra, Muladhara (Raíz) a los bloqueos pueden manifestarse como deficiencias o excesos, debido a que no están lo suficientemente desarrollados para darnos la solidez que requieren nuestras necesidades. Entre las deficiencias se encuentra el temor, como reacción ante los peligros que atentan contra la supervivencia. Falta de definición que proviene de la falta de solidez en este chakra.

Cuando sois capaces de responder a vuestras necesidades fundamentales, cuando la base está muy bien habitada, podéis habitar el chakra superior adyacente, el hara, y pasar a la acción. La base no es la acción. La base solidifica la acción.

Todos los maestros espirituales han tenido que asumir sus necesidades fundamentales. Guiados por otros maestros que eran sus guías espirituales, han tenido que encontrar total­mente la energía de vida y trascenderla a través de muchas prácticas, muchas experiencias, muchas exploraciones de conciencia. Esos seres están ahora realizados, pues no se han dejado distorsionar. Eso es muy simple. No confundáis lo que entendéis respecto a la práctica de los santos y de las santas, lo que las obras nos revelan. Intentad leer a través de las palabras. Intentad captar las pruebas que los santos y las santas o los maestros han tenido que vivir, que les han llevado directamente a asumir sus necesidades fundamentales, para que pudiesen, después, utilizar esta energía de la base en la elevación. Y en eso estáis, cada uno de vosotros.
En la experiencia mística, cuando vivís una subida de la energía llamada kundalini  que emana de la base y  que se eleva, utilizáis vuestra base. ¿La respetáis? ¿La reconocéis? A veces, algunos humanos están enfrentados a esta energía, pues no reconocen la importancia y lo sagrado del chakra de la base.

Ejercicios para mantener el equilibrio


1. Si quieres empezar de manera inmediata puedes practicar el ejercicio de “Visualización de la madre tierra”, con él te conectarás justamente a la energía de la tierra expandiéndola a través de tu cuerpo.


2. Otra opción son los deportes que van directamente al primer Chakra y son aquellos en los que se desempeñan con mucha competencia, riesgo y esfuerzo físico, por ejemplo, el boxeo, el fútbol, las carreras de autos, el paracaidismo, etc.

3. La postura del árbol que ya vimos anteriormente, también te puede ayudar a equilibrar, puedes practicar otras como alguna postura de un guerrero o en defensa para activar el poder de tu naturaleza animal.

4. Busca el contacto con la naturaleza y siéntete en conexión con ella, tomando conciencia que tus raíces provienen de la misma fuerza vital que ella posee.

5. Llénate de energía con el color rojo, visualiza su poder y vitalidad que corre a través tuyo. Puedes vestirte de rojo, y llevar contigo un granate o un rubí, ahí mismo puedes sintonizarte con ese color de mil maneras, esto te ayudará a equilibrarte con la pasión.

Es muy importante subrayar que el vivir con el patrón del miedo obstaculiza totalmente nuestra vida.
Tenemos que tenerlo "en espera" para que cuando sea necesario salga y nos defienda. Sin la presencia del miedo podemos liberar nuestra conciencia y podremos concentrarnos en cosas mucho más agradables.


Visualización de la Madre Tierra



Nuestra Madre Tierra representa el amor maternal, es ella quien vela por nosotros y nos acoge con gran amor. Tenemos que despertar nuestra conciencia y aceptar que los cuatro elementos de la Tierra están dentro de nosotros, y en la medida en que armonizamos nuestro interior, nos armonizamos con ella. El siguiente ejercicio nos ayudará a integrarnos con nuestra Madre Tierra, aprovechando su energía y todos sus dones:



Sentado, respira profundamente, relaja tus músculos, en especial los puntos donde existe tensión. Ahora fija tu atención en el suelo, siente su apoyo... visualiza como se conecta con la Tierra... Visualiza la energía que conecta la base de tu columna vertebral con el centro de la Tierra. Percibe la luz dorada que desde allí va subiendo y atraviesa toda tu columna hasta salir por la coronilla de la cabeza... Lleva ahora la atención a la cima de la cabeza, percibe que se abre y penetra una radiante luz blanca que viene de lo Alto... el alimento del Cosmos recorre todo el cuerpo... impregnándolo... llenándolo de esa luz que limpia y renueva toda tu energía... concentra tu atención en esta luz y ve como sale por los dedos de tus manos... las plantas de tus pies... y la base de tu columna vertebral... observa cómo se lleva todos tus males, trasladándolos al centro de la Tierra... al llegar ahí son transformados en una nueva luz dorada que regresa a ti con la energía nueva, renovada...


Cuando finalices el ejercicio, incorpórate nuevamente con suavidad, disfruta de este momento de paz y tranquilidad.

Meditación

Os pedimos ahora que os instaléis confortablemente. Si, para estar cómodos, necesitáis levantaros, levantaos. Necesitamos vuestra aquiescencia para esta meditación de sanación.

¿Estáis preparados para llevar la energía de sanación a vuestra base si eso es necesario? ¿Estáis preparados para asumir la energía de vida en su pureza, en su simplicidad, en su humildad y en su incondicionalidad? Quizá, con el cerebro izquierdo, no lo comprendáis todo, como podría decirse; no obstante, vuestro cerebro derecho lo sabe. Pedidle, por tanto, que influencie el izquierdo en este movimiento, que lo coja por el hombro y que oriente vuestra energía hacia el cuerpo calloso, ese lugar tan bien calado entre los hemisferios.

Os pedimos que inhaléis el rayo de oro, que está muy pre­sente, que está muy presente, en el universo entero. Id a extraer esta energía. Pedidle a ese rayo que entre por vuestra corona, ahora, que entre con dulzura en el interior de todos vuestros chakras y que vaya a la base, a purificar inmediatamente la energía de la base. Inhalad el oro. Inhalad el oro hasta la profundidad de vuestra base. Dejad que este tinte vibratorio se mezcle con el tinte vibratorio del chakra de la base. Dejad que esta energía entre en vuestras piernas y espi­rad por vuestras piernas y vuestros pies. Devolved a la Tierra el rayo de oro. Y, nuevamente, inspirad el rayo de oro por los pies. Dejadle que purifique vuestra base desde arriba y desde abajo, dejad que os purifique. Retened la energía y espirad. Espirad en profundidad el tinte vibratorio de oro. E inspirad de nuevo por los pies y la corona. Llenad... retened... permitidle a esa energía ser, dirigidla, pedirle que purifique vues­tra base con dulzura... y espirad.
A vuestro ritmo, ahora, inspirad profundamente. Retened vuestra respiración, pedid inmediatamente la sanación y la purificación...  y espirad. Y de nuevo, a  vuestro  ritmo volvemos a inspirar y espirar. Encon­trad vuestro ritmo respiratorio ahora.


Dejad que la energía circule en vosotros. Volveos a centrar en vuestra divinidad. Contemplad la divinidad de vuestra base ahora. Contemplad la divinidad de los chakras de las rodillas, de los tobillos, de los pies y de los chakras de las caderas. Contemplad la divinidad de la materia ahora. Mirad a vuestro alrededor. Mirad delante de vosotros. Contemplad la divinidad de la materia. Todo lo que tocáis es divino, todo es vida. Sois la vida. Contemplad la divinidad de la vida en vosotros y alrededor de vosotros. Sois la vida.


Reconoced el aspecto sagrado de la vida. Reconoced la grandeza de la vida que circula en vosotros damos las gra­cias.



Que la Fuente os acompañe en esta jornada de amor y de luz.


Fuente: http://www.concienciadeser.es/chakra1.html

Ver https://www.blogger.com/blogger.gblogID=6182837977864466653#editor/target=post;postID=2109924607962271250